Verificación de seguridad

   

Este evento ya ha terminado. ¿Quieres localizar al organizador? Contáctanos

Acerca de

Local 21 y Mártires de la Conquista presentan La Revanche (en este país se premia a las víctimas y se castiga a los vencedores) , proyecto del artista Enrique López Llamas.

Local 21 y Mártires de la Conquista presentan una activación del artista Enrique López Llamas. Esta acción se llevará en el marco de clausura de la exposición de Public Art Projects el día 27 de octubre a las 15:00 Hrs en Mártires de la conquista #20, Col. Tacubaya.

Como parte de su práctica artística, Enrique López Llamas retoma relatos específicos de la historia oficial mexicana bajo un carácter lúdico que ironiza la forma en que estos han sido utilizados para manipular, moldear y generar vínculos entre la sociedad, espacios y acontecimientos históricos. Un rasgo recurrente en su obra, es la nostalgia como resultado de una convivencia incómoda entre los individuos y las dinámicas de estructuras vigentes de poder.

Con base en el relato que dio inicio a la Primera Intervención Francesa en México (1838), López Llamas plantea una acción que retoma la figura de Antonio López de Santa Anna a partir de la disputa de los pasteles en una repostería en Tacubaya. Este evento, presente en el imaginario de la Historia de México, narra la queja levantada por el cocinero francés Remontel al Gobierno mexicano, tras haber sido víctima del saqueo y destrozo de su establecimiento por parte de las tropas de Santa Anna. Este abuso es reflejo del poder omnipresente de quien se llamó a sí mismo su Alteza Serenísima y que reverbera, a distintas amplitudes, en el sistema actual de la política de nuestro país.

La Revanche será una puesta en escena en un espacio cerrado donde se dispondrán numerosas tartas para que los asistentes lleven a cabo una guerra de pasteles. Con la apropiación de este relato, el artista cuestiona la veracidad de un hecho que ha servido para invalidar los motivos del fracaso del Estado mexicano ante las tropas francesas; y por otro, propicia un encuentro de catarsis en el cual los fantasmas del pasado son convocados en un acto lúdico que evidencia lo absurdo de los sucesos que forman parte de la Historia de México.